jueves, 26 de marzo de 2009

Educación sexual en horario infantil

La pasada semana, la Conferencia Episcopal Española presentó una campaña contraria a la reforma de la Ley del Aborto. Entre las críticas que recibieron, muchos dicen que de esta forma la Iglesia entra en un debate que no le incumbe y que sigue un camino distinto al de la sociedad; además, se ha dicho que el alto coste de la campaña debería emplearse en asuntos más urgentes, sobre todo con los tiempos que corren.


El Reino Unido inicia hoy un debate bien diferente. El Broadcast Commitee of Advertising Practice (BCAP), órgano regulador de la publicidad en los medios, ha propuesto emitir anuncios sobre métodos anticonceptivos y sobre el aborto también en horario infantil tanto en radio como en televisión, para mejorar la educación sexual y poner freno a la alta tasa de embarazos de menores de edad, asunto que preocupa al Gobierno de las islas, según recoge el diario británico The Guardian.

En el modelo audiovisual británico, envidia de medio mundo, no se permite la emisión de este tipo de contenidos antes de las nueve de la noche. Ahora pretende romperse esa barrera horaria para dar una mejor información sexual y sobre el embarazo.

Que se lleve a cabo esta reforma en los códigos publicitarios británicos depende de los usuarios, que darán su opinión a través de una consulta lanzada hoy mismo por el BCAP. Y para que la iniciativa no sea un desmadre y las compañías no abusen de ella, la rigurosa Advertising Standards Authority (ASA), encargada de defender a los usuarios frente a la publicidad engañosa o irresponsable, sería también la responsable de asegurar que estos nuevos anuncios cumplan, a rajatabla, sus principios básicos: legalidad, decencia, honestidad y veracidad.

En España, algunas campañas gubernamentales, como las de la DGT contra el consumo de alcohol a la hora de conducir o la de la Ley antitabaco, han provocado cierto alboroto en los últimos años. En el Reino Unido también este nuevo proyecto ha suscitado quejas, aunque allí el sentido de servicio público atribuido a la televisión parece ser bastante mayor. ¿No deben los entes públicos, sobre todo estos y no los privados, dar cabida a este tipo de campañas? ¿No es función de las administraciones 'educar' a la sociedad en este tipo de materias? 

0 comentarios:

Publicar un comentario