lunes, 13 de abril de 2009

Los medios siguen pidiendo ayudas públicas para afrontar la crisis

La Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE), y como ya había hecho la pasada semana la Federación Europea de Periodistas (FEP), ha pedido a las autoridades de la Unión Europea ayudas públicas para la prensa. Ambas organizaciones solicitan la adopción de medidas urgentes para defender a las empresas periodísticas del acusado descenso de la publicidad y hacen un llamamiento a los partidos políticos para que esas medidas formen parte de sus programas electorales de cara a las elecciones al Parlamento Europeo, el próximo 7 de junio.

Ya en septiembre de 2008, Magis Iglesias, durante su toma de posesión de la presidencia de la FAPE, insistió al Gobierno español sobre la necesidad de "un plan estatal para librar al periodismo de las garras de la crisis". Mientras, a finales del mes de marzo la Asociación de la Prensa de Madrid (APM) urgía al Ejecutivo central a constituir una mesa de análisis de la crisis en los medios.

Los periodistas españoles están de acuerdo en la necesidad de que las ayudas públicas demandadas por los empresarios del sector se hagan efectivas, siempre y cuando estos se comprometan a mantener los puestos de trabajo. Más de dos mil profesionales se han quedado ya en la calle desde el inicio de la crisis. Por eso, que se mantengan los empleos es fundamental.

Lo que uno se plantea es si es justo que se haga con dinero público cuando, a la hora de hacer balance, los medios siguen presumiendo de que, a pesar de la desfavorable coyuntura, siguen obteniendo beneficios millonarios a sus accionistas.

La FEP, en su carta a las autoridades europeas, señala que el sector de la comunicación tiene tanto derecho o más que los mercados financiero o del automóvil a ser restacado con planes multimillonarios como los que han aprobado los Gobiernos en los últimos meses.

Además de ese posible rescate, también sería conveniente una reforma del sector que mejore las garantías y condiciones laborales de los periodistas, ya demasiado deterioradas antes de la crisis y ahora en estado crítico.

domingo, 12 de abril de 2009

Mercedes Milá, en El País: "Gran Hermano es periodismo"

Fotografía: 20miutos.es

Unos apuntes de la periodista Mercedes Milá en la entrevista de Luz Sánchez-Mellado para El País (12.04.2009):
Los periodistas y los políticos somos dos rebaños muy cercanos.

Sardá dice: no penséis en la audiencia. Y digo yo: qué manía,
hay que pensar en la rentabilidad de los programas, exactamente igual que un empresario piensa en la rentabilidad de la empresa.

Los
periodistas escritos os creéis que sois mucho mejores que nosotros, como de una clase social superior, y nosotros, los que trabajamos en los medios audiovisuales, somos unos pobrecitos. [...] Pero, bueno, es que os creéis dueños de la opinión del público cuando nadie os ha dado esa responsabilidad. Tú vendes 400.000 ejemplares de tu periódico, lo leerán como mucho millón y medio de personas, y yo hago un programa que, como poco, un día malo, lo ve un millón de personas voluntariamente. [...] Sois como los papás que juzgan el trabajo de los niños, y eso ya no tiene sentido. Gracias a Dios, los periódicos han empezado a meter dinero en empresas de televisión, y en ese instante se ha visto que cambiaba la postura de los periódicos hacia la tele. Es muy divertido observarlo. Ver cómo tu periódico, que ha despreciado los realities toda la vida, cuando ha tenido realities en Cuatro ha empezado a valorarlos. Eso se llama ignorancia. Algo de lo que aprender. [...] Me troncho al ver cómo los popes de la profesión, en función de los intereses de sus empresas, han ido variando su postura hacia la televisión.

Sí.
[Gran Hermano es] Otro periodismo. Y lo es porque hago de la vida en la casa una crónica. Observo lo que pasa y luego lo reflejo en el programa, y hago las entrevistas en función de lo que he visto, por tanto estoy haciendo periodismo.

Si morimos todos los humanos, puede, pero mientras haya un hombre sobre la Tierra,
siempre habrá un periodista tocapelotas contando lo que le pasa.

sábado, 4 de abril de 2009

¡Qué envidia!

Premios británicos de la prensa. The Times, mejor periódico del año. The Guardian, mejor digital. El diario de Manchester titulaba así la noticia: "El Times se lleva el primer premio en los premios de la prensa". Luego, en la entradilla, ya hacía referencia a su propio galardón.


Sin duda, una excepción a la norma general seguida por los diarios de no noticiar nada bueno relativo a la competencia. ¿No debería ser lo normal?

viernes, 3 de abril de 2009

¿Hacia dónde vamos? Periodismo hiperlocal en la Red

El pasado lunes mantuve una charla con el que hasta el martes era mi redactor jefe. Hablamos de mi no-renovación-despido, de recortes de plantilla y de cómo los medios están inmersos en un profundo cambio. Más bien, de que están a verlas venir ante ese cambio, concluimos.


Mientras las televisiones discuten fórmulas de negocio ante el inminente apagón analógico, e incluso la renovación de unos contenidos supuestamente agotados, la verdadera revol
ución parece estar produciéndose en la Red, donde el periodismo digital, ahora, sí, parece ganar ya terreno al impreso.

Los que me conocéis sabéis que soy un firme defensor de la prensa en sentido clásico. Me gusta el papel, sí. Y también me gusta Internet, claro, y mucho. Hasta hace bien poco, si me preguntasen, diría que el periódico convencional nunca llegará a desaparecer. Respondería eso de que papel y pixel se complementan.

Y digo hasta hace bien poco porque lo que estamos viviendo es una verdadera transformación. Mientras la prensa pierde lectores –en esto tiene que ver, y no poco, la actual coyuntura económica– y parece decidida a no asumir ningún tipo de riesgo en el cambio de sus planteamientos, los periódicos digitales, o más bien los medios digitales multiplataforma, no sólo aumentan sus audiencias, sino que ha implantado un nuevo negocio en la Red: el periodismo hiperlocal.

Aumentan audiencias por su propia definición multimedia. Hace ya un tiempo que el periódico no es sólo textos y fotos; es vídeo, es audio, son foros... Pero, ¿a quién le interesa esto? A un nuevo público, joven, que ya no lee la prensa convencional y que ha crecido y se desarrolla en Internet. El papel no es que se haya quedado obsoleto, es que no puede ofrecer todo lo que sí puede la pantalla.

Es gran parte del éxito de lo digital frente a lo impreso. Si a eso añadimos una especilización en contenidos tremendamente locales y la posibilidad de que el lector se convierta en generador de contenidos, en periodista al fin y al cabo, al poder contar aquello que sucede en su entorno más cercano, llegamos a esto que ya se conoce como periodismo hiperlocal.

Hablo de diarios basados en herramientas participativas y que tratan de cubrir, como mucho, la información de un barrio o localidad y que están creciendo a buen ritmo en la Red. SomosCentro (sobre centro de Madrid) o Entuciudad.es (un proyecto de franquicias locales con experiencias ya en Tres Cantos, Colmenar Viejo, Alcobendas y Las Rozas) son un par de ejemplos. Incluso The Times está trabajando ya en esto del periodismo hiperlocal con un producto llamado The Local y que por ahora a empezado a desarrollarse en dos barrios en Brooklyn y en tres ciudades de Nueva Jersey.

Es, cuanto menos, lo que se está cociendo en la Red. De su rentabilidad dependerá su futuro.