lunes, 18 de mayo de 2009

Chabolas, gitanos y periodismo

Jorge Casanova es reportero en La Voz de Galicia, y Ven que te llevo es el 'making off' de sus reportajes.

El pasado 19 de abril publicó un reportaje sobre miembros de comunidades gitanas que han abandonado sus chabolas para trasladarse al centro de la ciudad y alquilar un piso y completar así lo que llaman su "normalización". Cuenta Casanova en su blog que para preparar su texto entrevistó a familias de A Coruña y Lugo. Estuvo en Penamoa, el poblado chabolista de la ciudad herculina. "La primera persona a la que me dirigí me preguntó si era de Callejeros", dice el periodista. Reconoce que el título del programa fue nombrado en numerosas ocasiones por los protagonistas de su historia.

El reportaje de Callejeros (Cuatro) es duro, muy duro. Se muestra un espacio denigrante, ennegrecido, sucio e inhóspito. Ratas, aguas fecales, basura, mucha basura, droga y mucha más droga. Para Jorge Casanova, entre la realidad y la ficción.

[...] El famoso programa que ha creado escuela en la parrilla más reciente salió a relucir cada vez que hablé con alguien de Penamoa y varias veces en Lugo: "Nos hicieron polvo". Era la opinión mayoritaria. Claro que la gente con la que hablé estaba buscando su salida del poblado o ya lo había hecho. Querían normalizarse, no pervivir en aquello. Y se quedaron de piedra cuando vieron la peor realidad por televisión. Efectivamente, muchas veces la verdad tiene una cara desagradable que puede que no enfoquemos bien cuando estamos encima. Pero la verdad no lo es tanto cuando es el periodista quien la provoca. Yo no lo vi, sólo digo lo que los gitanos me contaron. Y aquel día en Penamoa el programa financió unas cuantas papelinas y se llevó imágenes y palabras pagadas. ¿Eran de verdad? ¿las hubieran tenido sin dinero? ¿así es cómo hay que juzgar esos programas? Depende de cuánto le pagues a quién podría hacer o decir cualquier cosa. Me sentí mal cada vez que la conversación llegaba el asunto Callejeros. Por corporativismo.
Luego llega la historia de Rogelio, "el parado que recogía pelotas de golf". Nuevo encuentro con los Callejeros de Cuatro.
El otro falso déjà vu fue recibir la llamada de periodistas de la televisión pidiéndome el contacto de Rogelio: "Es que estamos haciendo un reportaje sobre la crisis". Normalmente, si el contacto está de acuerdo facilito el teléfono a quien me lo pide. Sin embargo, llegar hasta esas personas a veces es sencillo, pero otras extremadamente complicado. El teléfono es un pequeño tesoro que ha requerido horas de trabajo y que luego alguien te pide alegremente desde una oficina. Nunca te llama un periodista de prensa. Normalmente es una televisión. ¿Es que nunca van a la calle? Sí, sí que van. Cuando hacen Callejeros.
Y no seré yo quien critique estos programas, tan dignos y tan buenos entre toda la mediocridad que rellena la parrilla, pero sí creo que en ocasiones el periodismo escrito y el televisivo son cosas muy diferentes. 

0 comentarios:

Publicar un comentario