miércoles, 1 de julio de 2009

Michael Jackson e Irán acaparan toda la atención de los estadounidenses

Un lector del New York Times está enojado porque, dice, "la muerte de Michael Jackson [...] ha hecho que el tema de Irán ya no sea interesante ni para los medios ni para la población americana". Así lo ha manifiestado en un foro organizado por el Times entre sus periodistas y sus lectores para tratar los sucesos que tienen lugar en Irán. Y se pregunta:

"[...]¿Adónde han ido a parar el juicio y el honor del periodismo a la hora de cubrir las cuestiones que determinan este mundo? ¿No debería ir Jackson en la sección Life del periódico? ¿O en la página 2?"
Le responde Bill Keller, editor ejecutivo del tabloide:
[...]La mayoría de los medios y la mayoría de los lectores son capaces de seguir más de una historia al mismo tiempo. El Times, mientras cubría el fenómeno cultural-sociológico-financiero de Michael Jackson, continuó prestando muchísima atención a los sucesos de Irán. 
[...]Mientras la cobertura de Irán en algunos medios, principalmente en televisión, ha sido apartada a un segundo plano tras la muerte
 de Michael Jackson, las infidelidades del gobernador Mark Sandford y, hoy, la sentencia a Bernie Madoff , creo que merece la pena celebrar la atención que la mayoría de los medios norteamericanos han dado a las revueltas en Irán. Durante más de una semana, Iran acaparó toda la atención y atrajo el interés de muchos medios no acostumbrados a fijarse en noticias extranjeras que no tengan que ver con el mundo del espectáculo".
Ambos tienen su parte de razón; al menos según el estudio sobre la cobertura de estos temas que ha hecho el Pew Research Center a través de su 'Project for Excellence in Journalism'. En este sentido, las cifras avalan que entre el martes 22 y el viernes 25 de junio los acontecimientos en Irán (19%) superaron a la muerte de Michael Jackson (18%) en porcentaje de informaciones dedicadas a cada suceso.

Sin embargo, desde el anuncio de la muerte de Jackson, en la noche del jueves, hasta la noche del viernes, el Rey del Pop se convirtió también en el Rey de obituarios, necrológicas y demás. Más del 60 por ciento de los contenidos hacían referencia al autor de 'Thriller'.