lunes, 5 de octubre de 2009

Propuestas del padre del periodismo cívico contra la pereza en las redacciones

Dan Gillmor, ideólogo del periodismo ciudadano –si es que existe–, ha listado para The Guardian lo que él llama "las nuevas reglas de la información" que el periodistas debería asumir en su quehacer diario.


Más participación de la audiencia, menos periodismo de citas, mayor precisión en el lenguaje, más enlaces, rechazar el uso de verbos que expresen posibilidad... De las 22 normas que propone Gillmor hay tres que me han llamado la atención y que seguro pueden generar un interesante debate.

La primera de ellas recomienda al periodista no escribir historias para recordar el aniversario de tal o cual suceso, "salvo en las más excepcionales circunstancias". De hecho, Gillmor escribe este artículo a raíz de los numerosos textos aparecidos con motivo del primer aniversario de la caída de Lehman Brothers. Para este experto, este tipo de contenidos hacen caer al periodista en pereza y la falta de creatividad. ¿Podríamos pasar por alto el reciente cumpleaños de la llegada del hombre a la Luna? ¿Deberíamos evitar repasar las decisiones tomadas por Obama en su primer año de mandato el próximo 4 de noviembre?

Dice Gillmor que cada artículo debería llevar una caja adyacente en la cual, y bajo el título "Cosas que no sabemos", el redactor enumere aquellas cuestiones que no ha sabido responder o para las cuales no ha encontrado una respuesta. Ciertamente sería honesto y, sobre todo, muy, muy interesante. Eso sí, pienso que exigiría mucha cautela: por un lado, podría animar a cierta vaguería por parte del periodista; por el otro, la sinceridad del informador podría ser interpretada por el lector como holgazanería sin así serlo. Una cosa más: ¿acaso este no se plantea en su cabeza esa lista de incógnitas antes de enfrentarse a un trabajo concreto? Ya sabemos que "los cínicos no sirven para este oficio".

Por último, Gillmor no permitiría incluir artículos firmados por responsables políticos o grandes empresarios; propone que para ello utilicen sus propias páginas webs, a las que los medios enlazarían. Mi pregunta es: ¿no estaríamos recortando de esta forma la pluralidad y el acceso a los medios de la ciudadanía? ¿No son aquellos, además de políticos o empresarios, ciudadanos con derecho a voz y voto? ¿No es, al final, un atractivo más para la prensa como producto?

* Fotografía: Dan Gillmor / David Sifry

0 comentarios:

Publicar un comentario