martes, 19 de enero de 2010

El "niño" que relató Hiroshima


Cuenta un niño, Toshio Nakamura, en el relato de Hersey, que el día antes de la bomba fue a nadar un rato y que en la mañana de la explosión comía cacahuetes. Y que luego los vecinos caminaban por ahí quemados y sangrando.

El horror y la mutilación física de la ciudad y sus ciudadanos hubieran dado lugar, en la mayoría de los casos, a un relato sangriento y morboso. La atrocidad del suceso a un lenguaje pomposo y justiciero. Y los motivos del ataque nuclear a un deseo de escribir Historia.

El escritor y periodista norteamericano John Hersey , premio Pulitzer en 1945 por La campana de la libertad y autor de Hombres en Bataan (1942) y En el valle (1943) entre otras, relata lo que pasó aquel 6 de agosto de 1945 con la misma concisión, claridad y frescura que ese infante. No hay adjetivos rimbombantes ni párrafos recargados. La sangre derramada y la carne humana abrasada ocupan un lugar muy, muy secundario. Y lo importante son el panorama desolador y la lucha por la supervivencia.

Muy pocos de los miles de textos que se habrán escrito sobre el lanzamiento de la bomba atómica se habrán preocupado por cómo era la vida de los supervivientes. Y ninguno lo habrá hecho con semejante calidad y claridad.

Lee el artículo completo en Suite101.net

2 comentarios:

Rama dijo...

Aunque digas que no es morboso, ¿es un libro apto para todos los públicos?

Moncho Veloso dijo...

Hombre, no sé si un niño de diez años comprendería la profundidad de la obra, pero en general sí. Muy recomendable.

Publicar un comentario