jueves, 25 de febrero de 2010

"Información sostenible" en las universidades norteamericanas

Una profesora de la Universidad de Duke ha llegado a pagar 500 dólares por utilizar sus propios artículos en una clase de la Facultad de Medicina de ese centro, según cuenta su colega Cathy N. Davidson, miembro de HASTAC (Humanities, Arts, Science, and Technology Advanced Collaboratory).

Hasta ahora, muchas universidades norteamericanas gastaban una buena parte del presupuesto de sus bibliotecas en suscripciones a revistas especializadas. Otras ni podían permitírselo y, por lo tanto, ni alumnos ni profesores tenían acceso a esas publicaciones. No podían utilizarlas ni en sus lecciones ni en sus trabajos académicos. Aunque muchas de ellas incluyen textos de los propios profesores.

Harvard, MIT, Stanford, Kansas y ahora Duke han optado por una política de Acceso Abierto. No se trata de que vayan a poner toda la información de forma gratuita al alcance de todos. Aquellos profesores que vayan a publicar un artículo en una de esas revistas podrán –es optativo– enviar un borrador de ese texto a la biblioteca de su centro. Esta lo digitalizará (en PDF) y lo pondrá a disposición de quien quiera consultarlo en una base de datos, accesible desde cualquier buscador. Luego, los profesores pueden completar esa información y las dudas de los alumnos en foros. Lo llaman "información sostenible". Por último, la publicación especializada recibirá y editará el texto definitivo, y quien quiera profundizar en esos textos tendrá que pagar su ejemplar de la revista.

En la Universidad de Duke la idea surgió en ese laboratorio académico HASTAC. Sus miembros son partidarios del acceso libre a la información. Los hay más radicales y más moderados. Al grupo de los últimos pertenece Cathy N. Davidson, que en la web de esa asociación relata cómo han puesto en marcha el proyecto, que en principio tendrá una vigencia de tres años renovables. El futuro y evolución del mercado digital decidirá si siguen o no adelante. En todo caso, anuncian, es un "boicot contra los precios irrazonables de las editoras de esas revistas", explica Davidson.


Vía @ramiroaznar

1 comentarios:

Rama dijo...

A veces me pregunto cuánto tiempo gasto en claves de acceso de la librería de la universidad, bases de datos, revistas científicas... Y eso que yo puedo acceder a gran cantidad de información. Pero una vez que se me acabe el periplo universitario... Es una bestialidad lo que cobran por suscripción.

Publicar un comentario