jueves, 6 de enero de 2011

#1

 "Los ñapas te pedían un anuncio de, por ejemplo, 6.000 euros. Y les hacías una página entera, a todo color, con cuatricomía... Y los tíos se presentaban con el dinero en el bolsillo, y claro, tú no sabías que hacer...".

                    –Un publicista al resto de sus compañeros, recordando viejos tiempos.

Periodista 1: Una cosa es regalar libros o películas y otra muy distinta sartenes y juegos de cama. Con los libros y las películas, al menos, estás ofreciendo un producto cultural más.

            –Periodista 2: Al final es lo mismo, vendes el libro, no tu producto, tu información.

 "¡Buf, qué triste!".
                  
                    –Periodista 3 al comprobar que el periódico de mañana apenas lleva publicidad, y que sólo hay anunciantes menores.

0 comentarios:

Publicar un comentario